El Vaticano reconoce el Estado Palestino en vísperas de la Nakba

El Papa Francisco recibe al presidente palestino Mahmud Abbas
El Papa Francisco recibe al presidente palestino Mahmud Abbas

El 14 de mayo se han cumplido 67 años de la proclamación de la declaración de independencia de Israel cuya consecuencia inmediata fue el éxodo masivo de palestinos que huían de sus tierras al ser estas ocupadas violentamente por el recién proclamado estado judío. Una catástrofe en toda regla para la comunidad palestina, en donde más de 700.000 palestinos perdieron sus hogares y sus tierras, obligados a refugiarse en la Franja de Gaza, Cisjordania y en Líbano, Síria y Jordania. Los palestinos denominan a este éxodo Nakba (desastre o catástrofe), se celebra el 15 de mayo en Palestina, en los territorios ocupados por Israel y en las zonas de Israel de mayoría palestina, además  de a lo largo de todo el mundo.  Sin embargo,  pese a que la Nakba recuerda unos trágicos hechos, este año ha sido menos catástrofe que los anteriores al llegar precedida de una buena noticia.

El 13 de mayo el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, anunciaba por sorpresa el reconocimiento del Estado Palestino, uniéndose de esta forma a Suecia, Malta y Chipre. Además, hay que recordar que los gobiernos de Reino Unido, España y Francia tienen el mandato de sus respectivas cámaras legislativas para reconocer también el Estado Palestino. Este goteo de reconocimientos se produce tras las aprobación el 29 de noviembre de 2012 (Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino) de la resolución 67/19 de la Asamblea General de la Naciones Unidas en la que se reconocía, pese a las presiones de Israel, a Palestina como miembro observador de la ONU.

En reconocimiento por parte de la Santa Sede tiene más de simbólico que de práctico, ya que mientras Estados Unidos continúe alineándose con las tesis e intereses de Israel y la Unión Europea no sea capaz de arriesgar en su política internacional (algo francamente difícil a tenor del acuerdo de asociación que mantiene con Israel) gestos como el del Vaticano se van a quedar precisamente en eso, en gestos, y Palestina lo que necesita son hechos que más allá de irritar a Israel se conviertan en verdaderos elementos de presión para el gobierno hebreo.

Palestina va poco a poco dando pasos en su reconocimiento internacional con el objetivo de conseguir un Estado Palestino soberano con capital en Jerusalem Este. La próxima meta volante se encuentra en el Tribunal Penal Internacional, del que Palestina es miembro desde el 1 de abril de 2015, donde se pretende comenzar a hacer justicia sentando ante la corte a Israel por los crímenes cometidos durante la Operación Margen Protector. Palestina no lo tendrá fácil, tendrá que enfrentarse al nuevo gobierno de coalición de Benjamin Netanyahu, formado por el Likud y el partido ultranacionalista Hogar Judío, que no va a dudar en endurecer las sanciones que ahogan la frágil economía palestina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>